Usted está aquí: Inicio » Maria » Las Siete Oraciones de Fátima

Las Siete Oraciones de Fátima

NUEVE PASOS PARA REZAR LA CORONILLA DE FÁTIMA

Paso 1: Comenzar con la SEÑAL de la CRUZ. Sosteniendo la Cruz, rezar La Oración del Sacrificio:
Oh Jesús, es por amor a Vos, por la conversión de los pobres pecadores, y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María …[que rezo].

Paso 2: En la siguiente cuenta grande rezar La Oración del Perdón:
¡Oh, Dios mío, creo en Vos, Os adoro, espero en Vos y Os amo! Os pido perdón para todos aquéllos que no creen en Vos, que no Os adoran, que no tienen esperanza en Vos y que no Os aman.

Paso 3: En la primera cuenta pequeña rezar La Oración Eucarística:
¡Santísima Trinidad, Os adoro! Dios mío, Dios mío, Os amo en el Santísimo Sacramento.

Paso 4: En la segunda cuenta pequeña rezar La Oración de la Conversión:
¡Por Vuestra pura e Inmaculada Concepción, Oh María, obtened la conversión de Rusia, España, Portugal, Europa y del mundo entero!

Paso 5: En la tercera cuenta pequeña rezar La Oración de la Salvación:
Dulce Corazón de María, sed la salvación de Rusia, España, Portugal, Europa y del mundo entero.

Paso 6: En la siguiente cuenta grande rezar La Oración del Perdón:
¡Oh, Dios mío, creo en Vos, Os adoro, espero en Vos y Os amo! Os pido perdón para todos aquéllos que no creen en Vos, que no Os adoran, que no tienen esperanza en Vos y que no Os aman.

Para rezar más Decenas, repetir los Pasos 6 a 8. Después concluir con el Paso 9.

Paso 7:
En cada una de las siguientes diez cuentas pequeñas rezar La Oración Eucarística:
¡Santísima Trinidad, Os adoro! Dios mío, Dios mío, Os amo en el Santísimo Sacramento.

Paso 8: En el eslabón de la cadena rezar La Oración de la Decena:
Oh Jesús mío, perdónanos nuestros pecados, sálvanos de los fuegos del infierno. Llevad todas las almas al Cielo, especialmente aquellas más necesitadas …[de Vuestra Misericordia].

Paso 9: En el cierre rezar La Oración del Ángel:
Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Os adoro profundamente. Os ofrezco los preciosísimos Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presentes en todos los Tabernáculos del mundo, como reparación de los ultrajes, los sacrilegios e indiferencias con las que Le ofenden. Y mediante los méritos infinitos del Santísimo Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María, Os imploro la conversión de los pobres pecadores. [Concluir con la SEÑAL de la CRUZ. Amen].

Páginas vistas

Visitas hoy: 1 - Tatal: 37442.